Qué puede haber detrás de la renuncia del Papa Benedicto

El día de hoy ha amanecido el mundo enajenado detrás de una noticia que solo nos demuestra la participación que tiene la Iglesia Católica en el contexto global.

Hoy hubiera sido común Lunes 11 de Febrero con efemérides que no hubieran ido más allá de los poblados cuya patrona es la Virgen de Lourdes, al calor de una feria que hoy inicia, con gastronomía local en champas al rededor de una plaza, rodeo el Jueves, campeonato de fútbol por las tardes y visitantes que vienen de otros pueblos a dejar algo de divisas y buscar chicas de sonrisas difíciles en el parque.

Pero para poner un ejemplo, en el Twitter de contexto Venezolano, 6 de los 10 hashtags giran al rededor de este evento:

Así que, la noticia ha tomado de sorpresa a los medios en la madrugada del continente americano; desde los avisos más conservadores hasta las extremas conspiraciones, son de esperar pues últimamente con Internet se han vuelto populares.  Películas como Angeles y Demonios revuelven esa sensación que nada sucede en esta vida sin una cosa escondida detrás.

papa benedicto renuncia

Esto, y el ocio que produce un evento de inauguración de clases de mi hijo me han obligado a invertir 755 palabras sobre un tema que nos tendrá ocupados los próximos 45.7 días, aunque por ahora la pregunta es solo una y justo el título del artículo, que se sale de nuestro enfoque tecnológico, pero no de nuestro contexto cultural.

Era de esperar, por su edad

Esta es la respuesta más conservadora.  Una persona de 85 de años tiene muchas limitantes físicas para la agenda que requiere viajes distantes, largas reuniones, y estar detrás de un itinerario que más que resolver problemas implica definir políticas al rededor de una fe que el año pasado tenía 1,196 millones de bautizados; nada menos que un 17% de la población mundial.

Lo que le quita crédito a esta primera respuesta, es la sorpresa de la noticia; sin preámbulos, sin avisos previos, y apenas con 18 días de antelación; dejando acéfalo el puesto justo en la época de mayor fervor en el año.  Si bien han habido 3 renuncias antes, la última sucedió hace casi 600 años y fue en medio de un conflicto de reconocimiento o no de conflictos, antipapas y demás dificultades que luego de 40 años casi finalizaron con su renuncia.

Las presiones de los tiempos actuales.

Vivimos en una época donde las presiones sociales, morales y éticas debaten con mucha fuerza posturas a las que Benedicto había estado muy radical; pese que su primer escrito de tesis sobre san Buenaventura le fue devuelto en 1954 con una severa crítica del profesor Michael Schmaus; con posturas que empezaban a romper esquemas tradicionales de la época.

El aborto, el matrimonio homosexual, el control de la natalidad, la eutanasia, manipulación genética, la donación de órganos, para mencionar algunos temas que tienen fuertes grupos que presionan a nivel mundial.  Y es que estos son aspectos en los que será difícil ponerse de acuerdo.  Sobre todo, si consideramos lo que podrían ser posturas individuales contra posiciones colectivas desde un enfoque dogmático.

Podría ser que individualmente creamos que la abstinencia es la mejor forma de prevenir el embarazo… pero de creer yo que eso es lo mejor para mis dos hijos, y considerar que eso soluciona el problema de embarazos entre adolescentes y madres solteras de mi país… hay una gran distancia.

Sus posturas se evidencian en la Carta de que le dirigió al cardenal Theodore McCarrick, arzobispo de Washington D.C.

Puede haber una legítima diversidad de opinión entre católicos respecto de ir a la guerra y aplicar la pena de muerte, pero no, sin embargo, respecto del aborto y la eutanasia.

De modo, que si bien las presiones de estos tiempos podrían no ser la razón de su renuncia; con toda seguridad, la presión estará sobre quien le suceda.

La siguiente pregunta es más compleja

Si bien esta semana los medios girarán al rededor de esta primera pregunta, el giro se irá detrás de una segunda

¿Quién será el nuevo papa?

No sería extraño, que el escenario latinoamericano se vuelva interesante al respecto.  Hay una gran diferencia entre el fervor que representa esta fe en América y el nivel tradicionalista que tiene Europa luego de sus implicaciones históricas y el desgaste que produce una generación donde la intelectualidad y el desarrollo dejan el aspecto espiritual en una óptica «particular».  Aparte de ser un gesto digno para un contexto emergente en aspectos religiosos, también sería interesante considerando los retos por políticas que sumen esfuerzos en pro del desarrollo social, con lo que sobresalen figuras en Argentina, Brasil, Honduras y México.

De modo que no sería extraño, que se mencionaran candidatos de este continente… que por cierto pasa un momento de transición en muchos aspectos, entre ellos un socialismo que quiere salir del populismo cavernario a una propuesta atractiva ante los retos de la derecha desgastada.

De cualquier manera, todos esperamos que quien venga, tenga en cuenta el reto que representa una denominación religiosa que cuenta con un alto porcentaje de la población mundial… esperanzada en transformaciones que lleven mejores condiciones de vida en el más acá… mientras la se le prepara para el más allá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.