Humor de constructores

 

 

image Un maestro constructor fue a la ferretería tomó del estante dos tarjetas de recargas para su teléfono móvil.

El cajero le responde: -¿Anda su teléfono móvil?

-No

-Lo siento, le dice el cajero.  Si no me demuestra que tiene teléfono móvil no le puedo vender las tarjetas.  Esto es en base a la nueva ley para prevenir los secuestros.

Por la tarde llega el constructor con su teléfono móvil y le venden las tarjetas.

Al día siguiente llega a comprar un rollo de cable para electricidad, la coloca en el mostrador y el cajero le sale con otra historia:

-Lo siento, si no trae al dueño de la vivienda donde va a colocar la instalación eléctrica no le puedo vender el cable, atendiendo a la nueva ley para prevenir los suicidios.  Muchas personas con esos cables se han ahorcado, y las han comprado con el pretexto de requerirlas para trabajar.

Así que el constructor se va, trae el propietario, muestra el contrato, y logra comprar el cable.

Al día siguiente llega con la caja del cable eléctrico vacía, y le muestra el agujero redondo que esta tiene; y le pide al cajero que por favor meta la mano.

-No puedo, dice el cajero.  Que tal que adentro haya alguna herramienta corto punzante.

No se preocupe le dice el constructor, no hay nada corto punzante.  Es solo una manera de cumplir con la nueva ley del consumidor.

Así que el cajero mete la mano a la caja, y grita:

-¡Rayos! esto es mierda !!!!!!

Entonces el constructor le dice: -supongo que esto es suficiente para comprar dos rollos de papel higiénico para limpiarme el culo

Lo lamento, sin esas palabras no daba risa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.