¿Puedo usar imágenes de Google Earth para el catastro?

De un rato de buen humor con un amigo holandés el día de hoy, rescato alguna similitud entre el proceso que lleva el cáncer en la psicología clínica y el romance de Google Earth con fines equivocados:

Etapa 1:  Susto.

Un técnico va a campo en respuesta a una solicitud de medición de un propietario que desea vender; comprueba que hay edificaciones nuevas que no se ven en el mapa catastral.  Luego viene a la oficina y ve que la ortofoto de hace 40 años solo muestra viñedos en esa periferia, con una gran parcela en condiciones rústicas.

Llama al técnico que lleva allí 23 años, envejeciendo con un estereoscopio colgado al cuello y un desgastado leroy que ya solo hace letra de carta;  luego de luchar por superponer una capa sobre la otra, identifican que en efecto, en el mapa hay justo lo que en la imágen.

De modo que deciden recurrir a la novedad del último año; Google Earth ha llegado el año 2004 y muestra una colorida ortofoto donde aparecen las edificaciones recientes.

Entonces viene el susto:  Las coordenadas de esa parcela no coinciden con las del mapa, están desfasadas más de 20 metros.

Ten cuidado-.  Le dice el cuaternario. –Esas coordenadas las hicieron los alienígenas ancestrales, y sólo ellos las pueden cambiar.

Consciente que Google no puede estar así de equivocado, mueve toda su capa catastral para coincidir con la imagen.  Luego llama a su superior y le impresiona mostrando el modelo digital de terreno que coincide con la capa catastral que ha exportado a Google Earth.

Emocionado con la novedad, el responsable de la comisión de ejidos le solicita que emita planos de cada propiedad, para venderles a todos los vecinos a un mejor precio «certificaciones de parcelas coincidentes con Google Earth»… y ahora en WGS84!… SEO optimized!

Etapa 2:  Negación

Dos años después aparece Google con una imagen que dice 2006; el técnico asume que dicha imagen es más reciente, se da cuenta que la ubicación del edificio está casi 6 metros desplazado al sur este de donde movió el polígono, ahora dibujado en verde.
Le parece sorprendente que ahora las coordenadas de los mapas que ha impreso no están bien ni con los mapas originales ni con la nueva imagen de Google.  Para entonces los mapas dibujados a mano están abandonados en un baño que se convirtió en bodega desde el día que despidieron al cuaternario.

Su miedo se convierte en una negación, porque no puede aceptar que Google esté equivocado; no esta vez.  De modo que deja el predio en cuestión y toda la ciudad donde fue movido; en espera que el problema se resuelva solo.
Aún así decide emitir las nuevas certificaciones en base a las nuevas coordenadas, con un desplazamiento redondeado a 6 metros.

Etapa 3:  Aceptación

Tres años después aparece Google con una nueva imagen de 2009, y como se puede ver, el detalle es mucho más claro.
Observa que el edificio no era de la forma que había interpretado.
Coincide con la ubicación del último año, de modo que termina aceptando que sus parcelas están 6 metros desplazadas.. así que decide emitir otras certificaciones con el desplazamiento, aunque esta vez sin redondear.
Se sorprende que la imagen tiene el nuevo edificio construido frente a la parcela, por lo que llega a la conclusión que no puede haber información más precisa; de modo que mueve toda su cartografía 6.47 metros en un ángulo inclinado de -27 grados.

El anciano cuaternario pasa por la oficina para un trámite de compra ventas y se queda asustado de ver que las coordenadas están extrañas.  Intenta hacer sugerencias o buscar el origen pero se rinde luego que le enseñan unos shapes tematizados en base a la tipología constructiva.

Etapa 4:  Muerte

Decide esperarse un año más, a 2010 y va a campo a hacer el avalúo del predio cuya edificación nueva está en la imagen. De paso a estrenar unos maravillosos equipos cuya publicidad no está pagada para hacer mención… 19 centímetros de precisión, sin postproceso.
Coloca el GPS y ve que la coordenada sale desplazada, hace otra prueba de 15 y 25 minutos y la coordenada confirma que está… bastante desplazada.  Deja el GPS tomando una lectura más prolongada mientras hace tiempo saludando al nuevo dueño del predio de enfrente; este lo invita a tomar un café en el corredor con vista al GPS que se cocina en el sol del medio día por casi 40 minutos.
El vecino le contesta que ha comprado la propiedad hace tres años, y que ya la ha ido a inscribir al Registro de la Propiedad, que ahora exige planos con coordenadas precisas.  UTM WGS84… SEO optimized!
Con algo de temor y ganas de hacerse pipí, le solicita el documento de la propiedad y éste lo saca de las dudas:
Ha ido a inscribir el plano con la certificación predial que le ha proporcionado a la comisión de Ejidos en 2007; y le ha dicho que agradece que le hayan hecho la actualización pues ahora está seguro que la demanda que dos vecinos le han puesto no tendrán justificación pues cuenta con un plano reciente mientras el de ellos tiene más de 30 años.
Toma las medidas una, otra, otra y otra vez.  Consigue un aparato más precisos, y por último termina convencido de la realidad:
-¡Las medidas del predio de Google están desplazadas 23.87 metros!

3 Replies to “¿Puedo usar imágenes de Google Earth para el catastro?”

  1. Hay que tener cuidado al utilizar una fuente de datos geográficos que no fue diseñado para ese fin, en especial para soportar el catastro, lamentablemente Google Earth presenta un cúmulo de imágenes satelitales con poca rigurosidad en el post procesamiento, eso hace que las imágenes presenten algún desplazamiento si la comparamos con otra de diferente año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.