Organización de dibujos con AutoCAD – Sección 5

22.4 Estados de capas

Como hemos mencionado, un proyecto complejo en Autocad puede llegar a tener cientos de capas. Estas, como acabamos de ver, pueden ser filtradas para que sólo sea visto el grupo de ellas con las que nos conviene trabajar. Supongamos ahora que, a su vez, muchas de esas capas son desactivadas, otros inutilizadas, algunas más se han bloqueado para que los objetos que contienen no puedan ser editados y, finalmente, les hemos creado, como se verá más adelante, diversos estilos de trazado para manipular de diversas maneras la impresión de planos. Con lo que tenemos a las capas en un estado especial en dos sentidos. Por una parte, al conjunto se le ha aplicado un filtro que oculta algunas en la lista del Administrador y hace ver otras y, por otra parte, cada una guarda una situación especial en sus diversos parámetros. ¿Qué pasaría si el día de mañana deseamos darle a las capas, de nueva cuenta, esta configuración especial? Mejor aún, ¿qué pasaría si aplicamos otro filtro, desactivamos e inutilizamos otras y, en general, aplicamos de nueva cuenta múltiples cambios y, por necesidades obvias, deseamos volver a la configuración del día de ayer? Para eso sirven los Estados de capas, los cuales, en realidad, son sólo pequeños archivos en donde se guardan los parámetros actuales de las capas para restituirlos cuando se desee.
A cada Estado de capa le damos un nombre y luego podemos llamarlo para que el Administrador presente la lista de capas y los parámetros correspondientes contenidos en dicho estado. Esta idea de grabar parámetros de cierto tipo para reutilizarlos después ya la hemos visto antes, por ejemplo, en los Estilos de texto, los Perfiles de usuario, los Grupos de objetos y la Administración de vistas, por lo que no parece necesario extendernos en el concepto subyacente de los Estados de capas, por lo que veremos cómo se graban y restituyen.

Los estados de capas, a su vez, pueden llegar también a convertirse en una lista, por lo que tarde o temprano es necesario administrarla. Echémosle un vistazo al Administrador de estados de capa, el cual puede abrirse tanto desde el Administrador de capas, como desde la lista desplegable de estados de capa. Dada la experiencia que tiene usted respecto a los distintos administradores de Autocad, estamos seguros que no es necesario extendernos al respecto.

22.5 Conversión de capas

Una característica muy interesante de Autocad es la conversión de capas. Este proceso homogeniza las capas de un dibujo a las capas de otro o de un archivo con los estándares de capas.
En otras palabras, si recibe un dibujo de otra persona con estándares de capas distintos al suyo, simplemente puede convertir esas capas a las que sean equivalentes en sus dibujos, por ejemplo, las de muros, con la capa que tenga muros en los suyos, las de instalaciones, etcétera. Al convertir las capas, éstas no sólo cambiarán de nombre, sus objetos también adquirirán las propiedades que usted les haya asignado.
Otra ventaja de este mismo cuadro de diálogo es que permite distinguir claramente todas aquellas capas que no estén referenciadas en el dibujo, es decir, que no contengan objetos y que, por tanto, no estén siendo utilizadas, cosa nada improbable en dibujos que crecen en complejidad.
El conversor de capas se encuentra en la ficha Administrar, en la sección Normas de CAD.
Para convertir las capas del dibujo actual a las de alguna lista preestablecida, debemos cargar esas capas modelo de otro dibujo o plantilla con el botón «Cargar». Luego hay que seleccionar la capa a convertir y la capa en que se convertirá y pulsamos el botón «Mapa», con lo que ambas capas aparecerán en la lista de la parte inferior del cuadro de diálogo, donde se muestran las propiedades que adquirirá la capa convertida.

Supongamos ahora que recibiremos muchos dibujos con la misma lista de capas y que siempre vamos a convertirlas a los criterios de capas de nuestros dibujos. En esos casos, podemos guardar la asignación que acabamos de ver para futuros usos con el botón del mismo nombre y área. Finalmente, para cambiar las capas, usamos el botón «Convertir», que concluirá el proceso.

 

22.6 Botones de la sección Capas

Finalmente, ocupémonos del resto de los botones de la sección que estamos estudiando y que usted encontrará fácilmente en su pantalla. Estos comandos sirven para aprovechar la disposición de los objetos en capas, manipulándolas en diversos sentidos. Muchas de estas herramientas son de uso obvio con lo visto hasta ahora, por lo que podemos enlistarlas rápidamente:

– Fijar como actual la capa del objeto. Ilustramos su uso como un ejemplo. Como su nombre lo indica, seleccionamos un objeto cualquiera del dibujo y usamos esta opción, la capa en la que reside se volverá la capa activa. Los nuevos objetos dibujados formarán parte de esta capa.
– Previo. Parecería que, por ende, este comando vuelve activa la capa inmediata anterior. No necesariamente. En realidad, devuelve el arreglo de capas a su estado anterior, lo que puede implicar no sólo volver a la capa previa, sino a cambiar el estado de varias de ellas, desactivadas, inutilizadas, etcétera.
– Igualar. Cambia la capa de los objetos seleccionados a la capa de un objeto destino. Es pues un método rápido para dejar diversos objetos en una sola capa.
– Cambiar a capa actual. Es similar a la anterior, sólo que en lugar de escoger un objeto para igualar a su capa, las capas de los objetos seleccionados se igualan a la capa actual.
– Copiar objetos en una nueva capa. Se crean copias de los objetos seleccionados en una capa distinta a la de dichos objetos. Para indicar la capa destino, debe indicarse un objeto de dicha capa.
– Aislar capas. Desactiva todas las capas, excepto la de los objetos seleccionados.
– Aislar capas en la ventana gráfica actual. Como veremos en el apartado 29.3, es posible tener en pantalla un arreglo de ventanas (llamadas gráficas) mostrando distintas vistas del mismo dibujo. Por tanto, este comando, igual que el anterior, desactiva las capas de los objetos no seleccionados, pero sólo en la ventana gráfica actual, dejando activas las capas en el resto de las ventanas.
– Desaislar capas. Revierte el efecto de las dos opciones anteriores.
– Desactivar capas. Es el procedimiento inverso a los anteriores, desactiva las capas de los objetos seleccionados.
– Activar todas las capas. Bueno, ¿Qué le puedo decir que no sepa ya?

De hecho, lo mismo ocurre con «Inutilizar capas» y «Bloquear capas», con las diferencias que ya han sido expuestas arriba.

– Fusionar. Traslada los objetos de una capa a otra y elimina la primera del dibujo.
– Suprimir. Elimina una capa del dibujo.

El botón que omitimos hasta ahora es Recorrer las capas, que es un método simple para darse una idea global de la disposición de los objetos y administración de las capas en un dibujo. Al usarlo, se abre un cuadro de diálogo con una lista de todas las capas disponible. Al pulsar sobre alguna capa se desactivan del dibujo todas las demás, mostrando sólo los objetos de la capa seleccionada. Como el cuadro de diálogo permanece en pantalla, es posible pulsar sobre otra capa, con lo que, de nueva cuenta, sólo sus objetos estarán visibles y así sucesivamente hasta que, precisamente, se recorran todas las capas si se desea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.