Construcción de objetos con AutoCAD – Sección 2

8.2 Edición de los objetos de texto

Del capítulo 16 en adelante tratamos temas que tienen que ver con la edición de los objetos de dibujo. Sin embargo, debemos ver aquí las herramientas disponibles para la edición de los objetos de texto que acabamos de crear toda vez que su naturaleza difiere de la de los demás objetos. Como se verá más adelante, tal vez nos interese alargar una línea, dar chaflán a las aristas de un polígono o, simplemente, girar un spline. Pero en el caso de los objetos de texto, la necesidad de su transformación puede surgir inmediatamente después de su creación, por lo que tenemos que hacer esta excepción respecto a los temas de edición si queremos mantener el principio metodológico de ir de los simple a lo complejo y ligando a los temas por sus relaciones lógicas. Veamos.
Si debemos modificar el texto de una línea, entonces podemos hacer doble clic sobre el texto, o bien escribir el comando «Ddedic». Al activar el comando, Autocad nos pide que indiquemos con un cuadro de selección el objeto a editar, al hacerlo, el objeto quedará circunscrito en un rectángulo y con el cursor listo para que podamos modificar el texto del mismo modo como lo hacemos con cualquier procesador de palabras. Si hicimos doble clic con el ratón, pasamos de inmediato al recuadro de edición.

En el grupo «Texto» de la ficha «Anotar» tenemos dos botones que sirven también para editar los objetos de una línea. El botón «Escala», o su equivalente, el comando «Textoescala», permite cambiar, con un solo paso, el tamaño de varios objetos de texto. El lector descubrirá muy pronto que prácticamente todos los comandos de edición, como éste, lo primero que nos pide Autocad es que designemos el o los objetos a modificar. También se acostumbrará a que, una vez señalados los objetos, terminemos la selección con la tecla «ENTER» o el botón derecho del ratón. En este caso, podemos seleccionar una o varias líneas de texto. Después, debemos indicar un punto base para escalar. Si pulsamos «ENTER», sin seleccionar, entonces se usará el punto de inserción de cada objeto de texto. Finalmente, tendremos ante nosotros las cuatro opciones para cambiar el tamaño en la ventana de comandos: la nueva altura (que es la opción predeterminada), especificar la altura del papel (el cual aplica para los objetos de texto con propiedad anotativa, la cual estudiaremos más adelante), igualar en base a un texto existente, o indicar un factor de escala. Como pudimos ver en el video anterior.

Por su parte, el botón «Justificar», o el comando «Textojustif», nos permite cambiar el punto de inserción del texto sin que éste se mueva en pantalla. En este caso, las opciones en la ventana de comandos son las mismas que presentamos antes y, por tanto, las implicaciones de su uso también son iguales. De cualquier modo, echémosle un vistazo a esta opción de edición.

Hasta este momento, tal vez el lector ya haya notado la ausencia de elementos que permitan elegir algún tipo de letra del amplio catálogo que suele tener Windows, también la falta de herramientas para poner negritas, cursivas, etcétera. Lo que ocurre es que dichas posibilidades son controladas por Autocad a través de los «Estilos de texto», que veremos enseguida.

8.3 Estilos de texto

Un estilo de texto es simplemente la definición de diversas características tipográficas bajo un determinado nombre. En Autocad podemos crear todos los estilos que deseemos en un dibujo y luego podemos asociar cada objeto de texto a un estilo específico. Una limitación relativa de este procedimiento es que los estilos creados son guardados junto con el dibujo. Pero si deseamos usar en un dibujo nuevo un estilo de un archivo ya creado, existen métodos para importarlo como veremos en el capítulo dedicado a los recursos en los dibujos. Otra posibilidad es que hagamos nuestra colección de estilos de texto y la grabemos en una plantilla sobre la que basemos siempre nuestros trabajos nuevos. Además, podemos también modificar un estilo ya existente, todos los objetos de texto que usen ese estilo se actualizarán inmediatamente en el dibujo.
Para crear un estilo de texto, usamos el disparador de cuadros de diálogo del grupo «Texto» que hemos estado estudiando, aunque también está disponible en la lista desplegable de estilos ya creados y, además, en el grupo «Anotación» de la ficha «Inicio». En cualquier caso se abre el «Administrador de estilos de texto». El estilo existente por definición se llama «Standard». Nuestra sugerencia al trabajar con el «Administrador de estilos de texto» es que no haga cambios al estilo «Standard» si no que lo utilice de base para crear otros con el botón «Nuevo». Una idea práctica, por supuesto, es que el nombre del estilo nuevo refleje el fin que dicho estilo va a tener en el dibujo. Por ejemplo, si va a servir para poner los nombres de calles en un plano urbano, nada mejor, aunque parezca redundante, que ponerle «Nombre de calles». Aunque en estos casos suele haber normas ya establecidas para nombrar a los estilos propias de cada rama industrial o, inclusive, de cada corporación a la que usted pertenezca. Por un principio de orden en ambientes de trabajo colaborativo con Autocad, es común evitar que los dibujantes creen a su libre albedrío nombres de estilo que puedan afectar el trabajo de otros.
Por otra parte, en este cuadro de diálogo usted podrá ver la lista de fuentes instaladas en Windows. A esta lista se añaden algunas propias de Autocad que usted podrá distinguir fácilmente por tener la extensión «.shx». Los tipos de fuentes que se incluyen con Autocad tienen formas simples y funcionan perfectamente para los fines del dibujo técnico, sin embargo, usted encontrará que al crear su propio estilo de texto, tiene ante sí toda la gama de fuentes instalada en su computadora.
Si los objetos de texto creados con un estilo específico van a tener en el dibujo tamaños diferentes, entonces conviene mantener el valor de altura como cero en el cuadro de diálogo. Esto hará que cada vez que dibujemos texto de una línea, Autocad nos solicite dicho valor. Si, en cambio, todos los objetos de texto asociados a un estilo son del mismo tamaño, entonces convendrá indicarlo, esto nos ahorrará tiempo en la creación de objetos de texto, ya que no hay que capturar la altura constantemente.
Llegados hasta este punto, veamos en video el «Administrador de estilos de texto».

Suele ocurrir que el tamaño de texto que es útil al momento de realizar el dibujo, no es el adecuado cuando ese mismo dibujo se lleva a una presentación para ser trazado o publicado electrónicamente, tema que veremos en los capítulos 29 y 30 , pues en algunos caso el texto puede quedar muy pequeño o muy grande, lo que nos obligaría a ajustar el tamaño de los diversos objetos de texto de nuestro dibujo, lo cual puede llegar a ser increíblemente arduo a pesar del uso de los estilos de texto. Hay diversas soluciones para resolver el problema. Una de ellas sería utilizar el comando para escalar el tamaño del texto, pero su principal desventaja es que implica seleccionar los distintos objetos de texto a modificar, con el riesgo de omitir alguno y dar al traste con el resultado. La segunda solución sería crear un estilo de texto con tamaño fijo, estableciendo la altura. Al momento de realizar las presentaciones para impresión, podemos ajustar el tamaño del texto modificando el estilo utilizado. La desventaja consiste en que todos los objetos de texto tendrían que ser del tamaño impuesto por el estilo (o estilos) utilizado(s).
La solución propuesta por Autodesk se llama «Propiedad anotativa», la cual, una vez activada para los objetos de texto creados con el estilo, permite modificar fácil y rápidamente la escala de dichos objetos, ya sea para el espacio modelo en el que se está dibujando, o el espacio de presentación previo al trazado del dibujo. Como lo que se modifica es la escala del objeto de texto, no importa si los distintos objetos tienen entre sí tamaños de letra distintos, pues cada uno va a ajustarse a la nueva escala especificada manteniendo las diferencias proporcionales de tamaño entre ellos. Por tanto, tenga en cuenta que es preferible activar la propiedad anotativa de los nuevos estilos de texto que vaya creando, para que pueda modificar la escala de visualización de dichos objetos en los distintos espacios de su dibujo (modelado o presentación, que se estudiarán en su momento), sin necesidad de editarlos posteriormente.
Por otra parte, volveremos con cierta frecuencia al tema de la propiedad anotativa, ya que los objetos de cotas, los sombreados, las tolerancias, las directrices múltiples, los bloques y los atributos, además de los objetos de texto, también la poseen, aunque, básicamente, funciona igual en todos los casos. Por lo que la estudiaremos en detalle más adelante, cuando hayamos revisado las diferencias entre espacio modelo y espacio papel.
Finalmente, en la parte inferior del cuadro de diálogo podemos ver que existe una sección llamada «Efectos especiales». Las tres opciones de la izquierda no requieren de mayor comentario pues sus resultados son obvios: «Cabeza abajo», «Reflejado a la izquierda» y «Vertical». Por su parte, la opción «Relación anchura/altura» tiene 1 como valor predeterminado, por encima de éste, el texto se ensancha horizontalmente; por debajo de uno se contrae. A su vez, el «Ángulo oblicuo» inclina el texto al ángulo indicado, por definición su valor es cero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.