Tres reglas para no fracasar en el negocio tecnológico

Hoy llegó una noticia por parte de una de las comunidades de geomáticos anunciando su cierre; se trata de Kamezeta, un esfuerzo al estilo «Menéame» por promover el uso compartido de archivos kml/kmz. Ante tal noticia, y tras solo un año de funcionamiento nos preguntamos si esto es causa de los augurios por el colapso de la tendencia actual (Web 2.0) o es el resultado de un proyecto mal planificado.

En este sentido, si vamos a rasgar nuestras vestiduras por la muerte de esta comunidad, al menos rescatemos algo que nos sirva para provecho en el negocio tecnológico, conceptos antiguos como lo es la tecnología aunque nuevos por nuestra poca dedicación hacia la sistematización.

Por todos es conocido que los tres pilares fundamentales de la web 2.0 se definieron como: Tecnología, Negocios y Comunidad, y mucha gente rápidamente asoció esto con los conceptos básicos de mercadeo tecnológico que son Desarrollo, Investigación e Innovación (D+I+I); pero seguro que esa no es una fórmula secreta para el éxito en un emprendimiento.

pilares vrs retos

Para fumar en este tema tan burdo para muchos, espero que perdonando mi obligación por el simplismo a que nos condenan las 700 palabras de la paciencia bloguera, al menos rescatemos las estas tres reglas básicas para no fracasar en el negocio tecnológico:

1. La tecnología no es un concepto informático.

pilares de la web20 3 No hay diferencia entre la vanguardia tecnológica de los egipcios hace tres mil años con lo que ahora llamamos tecnología. Siempre cumplió su papel, resolver los problemas inmediatos de la sociedad y que en el caso nuestro se conoce como tecnología de la información.

Pero entender la tecnología como simplemente desarrollo informático es tan peligroso como creer que los mapas pintados de ArcView son cartografía, la historia ha mostrado que entre más acelerada es una revolución tecnológica mayor peligro existe en la sostenibilidad del conocimiento. Es la razón por la que nos preocupa el camino que está tomando la cartografía como ciencia ante mucha confusión por la implementación informática y olvido de lo que hace treinta años sistematizamos; si no, pregúntenle al especialista de cartografía de Google si la red de estaciones GPS reemplazan los arcos de triangulación planimétrica y las líneas de control altimétrico.

2. La innovación no es una habilidad académica

pilares de la web20 1 Esto está ejemplificado en cientos de aplicaciones que cada día nacen, pero con poca novedad y más con la práctica de copiar el éxito de otros. Lastimosamente la innovación no es una habilidad bien pagada, estoy seguro que si algunas empresas que trabajan en el mundo geoespacial en latinoamérica estuvieran en California tendrían mucho dinero. Sin embargo concluyamos con que el tener dinero no es garantía de inteligencia, y quizá esta fue una de las causa que nuestros amigos de Kamezeta (no que tuvieran dinero) desistieran tras un año de intentar hacer lo que otros ya habían logrado (con más éxito) por haber sido quienes innovaron. De cualquier forma, es posible que la capacidad innovadora nuestra crezca en la medida que dediquemos tiempo a practicar el fracaso en el intento por lograr el éxito… jolín, eso sonó profundo 🙂

2. Los modelos de negocio son una especialidad necesaria

pilares de la web20 2 Recuerdo que cuando iba a iniciar este blog, le conté a un amigo que había contratado un estudio de mercado y me tomó por publicano. Me dijo que para lanzar un blog lo que ocupas es escribir, escribir, contestar comentarios, ver estadísticas y meterte en las comunidades… bla, bla, bla. No es que crea que los geomáticos no somos expertos en los negocios, es que no es nuestra especialidad (aceptando que hay excepciones)… al final aprendí cosas interesante que creía que no necesitaba saber.

Así como entendemos que los abogados no entienden de coordenadas y requieren de nuestro apoyo técnico, de ingual manera no deberíamos sentirnos ofendidos si aceptamos que la ciencia de los negocios tiene mucho que aportarnos. Aunque reconozco que yo esperaba cosas como el diseño del banner superior pues algunas de sus recomendaciones me parecieron poco puritanas como aceptar pago por algunos posteos cuando haya oportunidad, monetizar el esfuerzo por pensar e insistir en una dedicación disciplinada por hacer lo que nos apasiona pero en base a una planificación.

Al final, parece que la disciplina me ha traído mayores beneficios ante la pérdida que supone la monetización del pensamiento.

Así que, en tanto podamos insistir en consultar expertos en negocios, buscar innovar y no confundir el concepto de tecnología esperaríamos no tener que decir algún día esto:

Kamezeta.com cerrará la web en los próximos días. Ha sido casi 1 año funcionando, donde hemos recibido y compartido localizaciones interesantes. Los principios fueron de relativo éxito pero el interés ha ido cayendo poco a poco hasta el punto que muy pocos visitáis la web. Os agradecemos el interés que habéis tenido durante este tiempo.
Vuestras cuentas, correos electrónicos, todos los kmz y comentarios recopilados serán eliminados junto con la web.
Gracias y hasta siempre.

2 Replies to “Tres reglas para no fracasar en el negocio tecnológico”

  1. Bueno, no fue mi opinión hacer leña del árbol caído, solamente qise transmitir la noticia de otra forma.

    un saludo, y suerte en vuestro propio proyecto… no olvides avisarnos por si en algo podemos colaborar.

  2. Hola, soy el creador de Kamezeta. Te voy a aclarar algunas cosas sobre el proyecto.
    El fracaso en mi opinión ha sido debido a la inversión en publicidad y promoción, 0€.
    Por otro lado, aunque llegó a tener cientos de usuarios registrados, menos del 5% aportó algo a la comunidad. Participación prácticamente nula.
    También podría estar entre los motivos la cantidad sitios similares ya consolidados que representaban una fuerte competencia.

    Además, quizá estuvo como dices, mal planificado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.